¿Puede Europa cumplir el Acuerdo de París?

Artículo  de Teresa Ribera, directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (IDDRI) y presidenta del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía, distribuido, el 6 de noviembre de 2017, por la agencia EFE

La Organización Meteorológica Mundial ha confirmado estos días atrás un aumento récord de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera en 2016. Y en 2017 hemos asistido, de nuevo, a la creciente virulencia del cambio ya acumulado: olas de calor y sequías persistentes que han puesto en riesgo cosechas y acceso al agua y disparado la peligrosidad de los incendios forestales; huracanes e inundaciones que sacuden y destrozan infraestructuras frágiles, y a veces no tan frágiles; un espectacular retroceso en el hielo del Ártico y un larguísimo verano que parece no tener fin.

Todo esto supone un coste para el planeta, un coste para el sistema productivo y los presupuestos públicos pero, sobre todo, un coste para el desarrollo y para las personas, que es inmenso en el Sahel, y en países como Bangladesh o en islas como San Martin o Puerto Rico, pero grave también en Europa, Australia o California. Un coste muy alto, que sigue creciendo y que no es fácil reducir. Pero ¡sí se puede evitar que siga aumentando!

Esta fue la convicción que llevó a los gobiernos de todo el mundo a respaldar el Acuerdo de París en diciembre de 2015, batiendo récords de participación y de tiempo de entrada en vigor un avance en la gobernanza global que, aunque tímido de cara al objetivo marcado, es suficientemente serio para incluir un mecanismo de puesta al día que exige incrementar nuestra actuación para compaginarla con los objetivos comprometidos.

Quizás por eso, cuando todavía estamos a tiempo, llega la hora de tocar la campana y exigir a nuestros dirigentes que salgan de la cómoda zona de confort en la que, gracias a Donald Trump, parecen haberse instalado. Continuar leyendo “¿Puede Europa cumplir el Acuerdo de París?”