El cierre de Garoña y la solicitud de Iberdrola de cerrar sus dos térmicas, lo mejor de 2017 para Greenpeace

Según la organización ecologista, el cambio climático continúa siendo el gran reto para 2018

Greenpeace ha hecho su balance de fin de año. En él, destaca como logros positivos de 2017 el cierre de la central nuclear de Garoña y la solicitud de Iberdrola de cerrar sus últimas centrales térmicas.

Mario Rodríguez, el director de la organización ecologista, ha señalado que hay que aprovechar el nuevo año, 2018, para “decirle no a los combustibles fósiles, al carbón y la energía nuclear e iniciar la senda hacia una transición justa basada en las renovables y en otro modelo productivo”.

Rodríguez también ha pedido una nueva forma de gestionar el agua, “ya que la actual es insostenible e inviable” para “afrontar la grave sequía que afecta a este país” y ha demandado una nueva gestión forestal que ayude a luchar contra los grandes incendios. “Todo ello, bajo un denominador común: la lucha contra el cambio climático y contra la pérdida de biodiversidad”, ha añadido.

Leer el balance de 2017 y los retos para 2018 de Greenpeace