Proteger el medioambiente y luchar contra el cambio climático como política de empleo en España

Artículo  de Ana Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad de la Fundación Alternativas y miembro del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía,  publicado, el 21 de mayo de 2018, en EL PAÍS

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para evitar un aumento de la temperatura media mundial de más de 2ºC es necesario para asegurar que no tendremos que vivir en condiciones climáticas extremas, que afectarán a nuestra economía, a nuestra salud y a nuestra alimentación, especialmente en España. Se trata de evitar un futuro con menos agua y sequías más frecuentes y con más olas de calor y más duraderas y que tendrá lugar más a menudo.

Ahora tenemos más certeza de que estas medidas, además de ser imprescindibles, tendrán un impacto neto positivo en el empleo. Según el nuevo Informe de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) ‘Sostenibilidad Medioambiental con Empleo’ (OIT, 2018) se crearán 24 millones de nuevos empleos en 2030 sólo en el sector de la energía, gracias a la producción y uso de energías renovables, el crecimiento de vehículos eléctricos y el aumento de eficiencia energética en los edificios, entre otras medidas.

En España, el potencial de creación de empleo es importante. La rehabilitación de viviendas, la mejora de la gestión de residuos, la producción de energías renovables, la mejora del transporte público y la transición ecológica de la industria podría crear hasta 2 millones de empleos verdes. Sin embargo, se están dando muy pocos pasos para que esta cifra se haga realidad en el corto o medio plazo, lo que deja pocas razones para el optimismo. Continuar leyendo “Proteger el medioambiente y luchar contra el cambio climático como política de empleo en España”

Energía y clima, un proyecto para España

Artículo  de Antxon Olabe, economista ambiental  y miembro del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía,  publicado, el 18 de abril de 2018, en EL PAÍS

Hace falta formular una visión a largo plazo y desarrollar una estrategia de país.

El período histórico de “los Reinos Combatientes”, que marcó el final de la dinastía Zhou en China (476-221 a. C.), se caracterizó por una lucha encarnizada en la que los diferentes reinos se dirimían el poder y el territorio. Esa situación de permanente conflicto favoreció el surgimiento de una escuela de pensamiento orientada a afrontar y resolver aspectos propios de aquel contexto. El maestro Sun Tzu, considerado como el principal representante de la denominada “Escuela de los Estrategas, desarrolló el concepto de shi para referirse a la energía potencial de una situación en proceso de desarrollo, es decir, al poder inherente en la disposición específica de los elementos y su tendencia estratégica.

El pasado 11 de abril, 32 grandes empresas han presentado un manifiesto enfatizando la importancia de que España se dote de un marco normativo que aporte claridad estratégica a los horizontes de inversión que se precisan en el sector de la energía. En la estela de dicho texto, los líderes políticos, empresariales, sociales y de opinión de nuestro país han de leer de forma inteligente el actual contexto internacional en el ámbito de la energía y el cambio climático y, en especial, su dinámica interna para comprender la dirección hacia la que, previsiblemente, van a evolucionar los acontecimientos. Y es que la transición energética es uno de los vectores cruciales por los que va a transitar el siguiente ciclo de modernización de la economía global.

A través de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, demandada por el Congreso y prometida por el Gobierno, nuestro país tiene la oportunidad de incorporarse plenamente a la principal transformación del sistema energético desde la revolución industrial. Dicha transformación viene impulsada por la necesidad de avanzar en la descarbonización sistemática del sistema energético global mediante la retirada paulatina de los combustibles fósiles. Y es que la comunidad internacional, con alguna excepción, ha tomado conciencia de que la desestabilización del clima nos adentra en un territorio ignoto, fuera de la cartografía del Holoceno (los últimos once mil seiscientos años) en la que ha surgido y se ha desplegado la civilización. Nos confronta con una amenaza cuya escala espacio-temporal es diferente a lo experimentado con anterioridad. Una amenaza que, en los círculos más informados, se considera de carácter existencial. Por ello, las emisiones de CO2 están llamadas a convertirse en la principal variable en la ecuación de la energía en los próximos años. Continuar leyendo “Energía y clima, un proyecto para España”

El futuro es renovable

Artículo  de Natalia Fabra, catedrática de Economía en la Universidad Carlos III de Madrid y miembro del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía, Mikel González-Eguino, profesor de Investigación en BC3 y en la Universidad del País Vasco, publicado, el 11 de abril de 2018, en EL PAÍS

España puede prescindir de las nucleares y del carbón progresiva y ordenadamente.

El sector eléctrico es la piedra angular de la transición energética. Liberarlo de emisiones hará posible, a través de la electrificación, la descarbonización de la economía. Pero ¿cuál es la vía más eficaz para hacerlo? A esta pregunta ha respondido, a petición del Gobierno, un grupo de expertos propuestos por partidos políticos y sindicatos. Los expertos destacan la necesidad de invertir en renovables, pero cuestionan el cierre de las nucleares al final de su “vida de diseño” porque “supondría un incremento del coste de generación de entre 2.000 y 3.200 millones cada año” y duplicaría las emisiones.

En los escenarios analizados por los expertos, la energía nuclear es sustituida casi por completo por la combustión de gas, con elevados costes de generación y elevadas tasas de emisión. Si la sustitución se hubiera hecho hacia las renovables, el aumento de costes y de emisiones habría sido muy inferior, incluso nulo. Además, en la letra pequeña del informe se lee que el cierre de las nucleares aumentaría el coste para los consumidores entre 650 y 950 millones al año, lo que incrementaría la factura de un hogar medio de 8 a 11 euros anuales. La diferencia entre esta cifra —los costes para el consumidor— y la destacada por los expertos —los costes para las empresas— refleja, básicamente, los beneficios que dejarían de ganar las empresas eléctricas si no se prorrogan sus licencias más allá de los 40 años de explotación; con datos del informe, estos beneficios se sitúan entre 950 y 1.900 millones anuales antes de impuestos, y sin incluir los costes de reforzar la seguridad nuclear, entre 135 y 760 millones anuales, que los expertos no incluyen en los costes de la opción nuclear. Continuar leyendo “El futuro es renovable”

España se desenchufa del futuro

Artículo  de Hugo Morán, secretario para la Transición Ecológica de la Economía de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, publicado, el 9 de abril de 2018, en 20 MINUTOS

En el año 2017 China invirtió 133 mil millones de dólares en nuevas instalaciones de generación eléctrica con tecnologías renovables (Bloomberg New Energy Finance), que sólo en fotovoltaica supusieron la friolera de 53 gigavatios de nueva potencia añadida, lo que supone más de la mitad de la capacidad mundial. Para que nos hagamos una idea de las magnitudes que se manejan, Alemania, que está siendo la locomotora europea en desarrollo renovable, se quedó el año pasado en el entorno de los 2 gigavatios de nueva fotovoltaica instalada. Es evidente que China ha tomado el relevo a Europa en el liderazgo mundial de la transición hacia las energías limpias, una vez que los EEUU de Donald Trump han renunciado de facto a disputarlo, enterrando el gran proyecto político de Barack Obama expresado en la frase: “el país que lidere una economía basada en las energías limpias, liderará el siglo XXI”.

Europa, con España a la cabeza, capitalizó en la frontera de este milenio la apuesta por un salto disruptivo en el sector de la energía, impulsando uno de los avances tecnológicos más relevantes que haya conocido la humanidad. Bien es cierto que las perspectivas que se vislumbraban a finales de la última década del siglo pasado y la primera de este, apuntaban a un crecimiento exponencial de la demanda de energía en el continente, con  lo cual se tomaban decisiones que implicaban la incorporación de más y más potencia de generación, antes que a sustituir la ya existente; senda que se quebró con la irrupción de la gran crisis, momento a partir del cual el hundimiento de la demanda encendió las alarmas de las eléctricas convencionales, que veían amenazado ahora su campo de negocio. Se produce entonces un giro de estrategia política en defensa de las tecnologías convencionales y contra las renovables, llevando a Europa a los umbrales de inversión más bajos y deslocalizando la innovación. Continuar leyendo “España se desenchufa del futuro”

Transición energética en España: la hora de la verdad

Artículo  de Teresa Ribera, directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (IDDRI) y presidenta del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía, publicado, el 6 de abril de 2018, en El Confidencial.

A Lord Nicholas Stern le gusta decir que no hay desarrollo, ni crecimiento económico ni progreso si no es compatible con el clima. Y Christine Lagarde insiste, cada vez que tiene ocasión, en que los mayores desafíos para la estabilidad económica mundial son el cambio climático, la reacción proteccionista ante una globalización no siempre bien gestionada y el incremento de las desigualdades. Cualquier combinación de estos elementos no manejada adecuadamente alimenta el populismo, la tensión y el riesgo de conflicto.

No es casualidad, por tanto, que la evolución de la economía hacia premisas compatibles con los límites ambientales sea el plato principal del menú de gobiernos y consejos de administración, de la agenda multilateral y del mismísimo Foro Económico Mundial. Y tampoco es de extrañar que en el centro del debate encontremos las cuestiones relativas a la transición energética. Continuar leyendo “Transición energética en España: la hora de la verdad”

El pequeño gran poder de los ciudadanos y de las ciudades en el ámbito energético

Artículo  de Domingo Jiménez Beltrán, Patrono fundador de la Fundación Renovables y miembro del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la economía, publicado, el 26 de marzo de 2018, en 20 MINUTOS

El futuro empieza a estar en nuestras manos si nos organizamos y empoderamos con energía.

Disponemos de tecnologías energéticas y a precios cada vez más asequibles en un sistema energético  cada vez más electrificado. En España, según la reciente propuesta de la Fundación Renovables, para el escenario energético español en la próxima década, horizonte 2030, se puede duplicar la electrificación de la energía final consumida que en el caso de los hogares puede ser  del 100%. Podemos reducir nuestro consumo residencial de energía eléctrica y cubrir este menor consumo con electricidad de fuentes renovables implantadas en nuestro entorno cercano y funcionando en régimen de balance neto o autosuficiencia conectada. Disponemos de Instalaciones de renovables, solar fotovoltaica con o sin baterías, que se pueden implantar en nuestro hogar, edificios comunales o en el entorno cercano, barrio, ciudad, municipio y con múltiples variantes en cuanto a la propiedad: privada, compartida, mancomunada, municipal… o sea nuestras, como “prosumidores” o de alguna forma nuestras en común como “prosumidores” cooperativos.

Son instalaciones con las que conseguimos cubrir nuestras necesidades de forma autónoma (en “autosuficiencia” o también llamado “en isla”), o conectados a red, en autoconsumo con balance neto, intercambiando excedentes con la red, o “autosuficiencia conectada” que es quizás el esquema más plausible y que puede aplicarse a todas las escalas, desde una vivienda hasta toda una ciudad que puede municipalizar la red de distribución (como ya lo han hecho bastantes ciudades europeas). Continuar leyendo “El pequeño gran poder de los ciudadanos y de las ciudades en el ámbito energético”

“Es absolutamente urgente la derogación del impuesto al sol”

Entrevista a Cristina Narbona, presidenta del PSOE, publicada, el 8 de marzo de 2018, en Energías Renovables

Doctora en Economía por la Universidad de Roma, Cristina Narbona, “antinuclear” (me dijo la primera vez que la entrevisté, finales de los 90), se define como “feminista y ecologista”. La hoy presidenta del PSOE, cargo al que ha accedido tras 25 años de militancia, fue ministra de Medio Ambiente entre 2004 y 2008 (la mejor ministra del ramo que ha tenido España, según algunos) y está siendo una de las inspiradoras clave de la Propuesta de Transición Energética que está ultimando el PSOE.

Energías Renovables ha buscado diez preguntas y ha decidido planteárselas a una serie de mujeres del sector de la energía. Unas han decidido contestarlas. Otras han dicho que no, que tenían problemas de agenda, o que no esperaban un cuestionario como este, o que estaban de viaje, o no han dicho nada. Cristina Narbona ha sido una de las mujeres que ha dicho que sí. Estas son las preguntas. Estas son sus respuestas.

¿Qué tiene que ver la energía con el género?
Mucho: la gran mayoría de las mujeres -tengan o no un trabajo fuera de su hogar- son las que mayor conciencia tienen del uso y del coste de la energía.

Si hubiese que asignarle un género a las energías renovables, ¿cuál sería? ¿Por qué?
Femenino. Las energías convencionales se desarrollaron y alcanzaron su máxima expansión en un sistema económico dominado por el paradigma masculino, muy asociado a la concentración de poder y a la competencia. Las energías renovables se desarrollan, en cambio, de forma muy descentralizada, incluso haciendo coincidir la condición de consumidor con la de productor, contribuyendo a reforzar una economía más colaborativa. Continuar leyendo ““Es absolutamente urgente la derogación del impuesto al sol””

Mujeres por el medio ambiente: celebrar el compromiso, denunciar la desigualdad

Artículo de Ana Belén Sánchez, coordinadora del área de Sostenibilidad de la Fundación Alternativas, y Laura Martín Murillo, socióloga, publicado, el 9 de marzo de 2017, en EL PAÍS. Ambas son integrantes del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía

Las mujeres, como el medio ambiente, aún necesitamos un día al año para visibilizar todo lo que queda por hacer. De la situación ambiental mundial, de los avances y retrocesos del último año hablaremos el 5 de junio. Hoy, 8 de marzo, celebramos los logros sociales y económicos alcanzados ya por las mujeres en todo el mundo y recordamos los desafíos que aún quedan por delante.

Celebrar el compromiso de las mujeres en el medio ambiente

Hay muchas razones para celebrar la implicación de las mujeres en la protección ambiental. Si bien los hombres y las mujeres tienen una sensibilidad ambiental parecida, las mujeres dan un paso más e introducen cambios en su vida que les permiten poner en práctica esta sensibilidad en su día a día. Por ejemplo, en España compran más alimentos ecológicos las mujeres que los hombres. También reciclan más y lo hacen en todas las categorías. El 74% de las personas que reciclan medicamentos son mujeres, también reciclan más vidrio y son las mujeres las que más envases separan. Son también las que más usan el transporte público y se mueven más andando.

En otros países, muchas mujeres trabajan cada día defendiendo la explotación insostenible de bosques, aguas, tierras y otros recursos naturales. Lamentablemente, a menudo pagan con su vida esta defensa. En este día, todas nos acordamos de Berta Cáceres, activista ambiental y por los derechos de los indígenas que fue asesinada en Honduras hace un año. Berta encabezaba la lucha contra el proyecto de la presa hidráulica Agua Zarca, la más grande del mundo y en el que participaban varios bancos de desarrollo de distintos países (China y varios países europeos, entre otros). Continuar leyendo “Mujeres por el medio ambiente: celebrar el compromiso, denunciar la desigualdad”

Cambio climático en 2018: de la gobernanza climática global post Trump a España

Artículo de Lara Lázaro Touza, investigadora principal del Real Instituto Elcano, publicado, el 19 de febrero de 2018, en el Boletín del Real Instituto Elcano

¿Cuáles son los desarrollos previsibles en la acción climática a nivel global en la UE-28 y en España en 2018?

El año que comienza será clave en la lucha contra el cambio climático. La evaluación del progreso colectivo hacia el objetivo de limitar el aumento medio de las temperaturas a menos de 2ºC –que se materializará en el Diálogo de Talanoa–, y la esperada finalización del diseño de reglas de funcionamiento del Acuerdo de París (implementing guidelines), serán lo más destacado en el proceso de gobernanza climática global. Continuar leyendo “Cambio climático en 2018: de la gobernanza climática global post Trump a España”

Una democracia ecológica

Artículo de Daniel Innerarity, Catedrático de Filosofía Política en la UPV, publicado, el 17 de febrero de 2018, en LA VANGUARDIA

La lógica electoral apenas plantea incentivos para que quienes votan o son elegidos por un periodo breve de tiempo y en un espacio concreto se ocupen de asuntos de otro tiempo y de otro espacio, como los ecológicos, la mayor parte de los cuales afectarán más a otros. ¿Quién puede exigir sacrificios ahora para evitar daños lejanos o futuros? ¿Cómo funciona la rendición de cuentas respecto de los ancestros? ¿Qué político es capaz de otorgar más importancia a los derechos de los todavía no presentes que a sus electores

Parece haber una incongruencia entre los procedimientos democráticos (especialmente los que tienen que ver con el hecho electoral) y las políticas de protección del medio ambiente, como si la democracia y la naturaleza no pudieran llevarse demasiado bien. La democracia sería un inconveniente para la política medioambiental y la lucha contra el cambio climático debido a la relación que mantienen la democracia y el tiempo: me refiero a esa preocupación por el hecho de que las instituciones de la libertad, como la política o el mercado, no pueden resolver problemas y riesgos para la sociedad situados en un futuro (más allá del ciclo electoral o de la simple agregación de intereses).

Esta es la razón de que hayan proliferado últimamente instituciones de tipo técnico, como las agencias especializadas en el tratamiento de estas cuestiones, e incluso que se apele directamente a soluciones autoritarias. En ambos casos, en la despolitización técnica y en la despolitización autoritaria, se parte de la sospecha de que los compromisos que requiere una política medioambiental seria tendrían que estar de algún modo sustraídos del political business ­cycle. Continuar leyendo “Una democracia ecológica”